Crecen los ataques de vishing que tienen como objetivo a los teletrabajadores

  • Endpoint

smartphone portatil

Los ciberdelincuentes suelen llamar a los empleados suplantando la identidad de un superior para recoger credenciales de acceso a las redes corporativas, que luego venden. Previamente realizan una labor de recogida de datos sobre la empresa y de perfiles de empleados de alto rango.

Recomendados: 

Arquitecturas de Seguridad, ¿qué ventajas ofrecen? Webinar

Brechas de seguridad, ¿hay opciones? Webinar

Como consecuencia de la pandemia, el trabajo en remoto se ha convertido en el formato predominante que aleja a los empleados de un entorno corporativo seguro y hace que sean más vulnerables frente a ataques de suplantación de identidad. En este sentido, Check Point Software Technologies alerta del aumento de ataques de "vishing" que tienen como objetivo a los trabajadores que se encuentran fuera de sus oficinas. Esta estafa es una combinación de "voz" y "phishing" diseñada para engañar a un empleado a través de una conversación telefónica con el objetivo de que comparta información sensible.

Durante la llamada, los ciberdelincuentes suplantan la identidad de un superior de la empresa, a menudo de los departamentos de finanzas, recursos humanos o jurídico, y aprovechan técnicas de ingeniería social para engañar a las víctimas para tener acceso a sus credenciales bancarias, contraseña de distintos servicios, etc. Una vez obtienen estos datos, los atacantes pueden obtener beneficios económicos por el robo de dinero o, incluso, instalar malware en sus equipos.

Para que este tipo de ciberamenaza sea un éxito, los atacantes primero deben realizar una labor de recogida de datos sobre la empresa, así como los perfiles de aquellos empleados de alto rango a los que van a suplantar, a través de plataformas como LinkedIn.

Tras esto, llaman al centro de soporte de la empresa elegida para el ataque y se presenta como un empleado (aporta el nombre exacto de esa persona) para pedir el número de teléfono de otros dos trabajadores de la misma empresa. Además, con el objetivo de ganarse la confianza del interlocutor, el ciberdelincuente le pide que instale en su equipo el programa TeamViewer alegando que quiere ayudarle a buscar la información que necesita, aunque en realidad de esta forma obtiene acceso a la red de datos corporativa.

"Los ataques de vishing son una de las mayores ciberamenazas a las que se enfrentan hoy en día los empleados que trabajan a distancia. En estos ataques, el ciberdelincuente controla los canales de información, dejando a los usuarios sin una fuente fiable a la que acceder”, señala Lotem Finkelsteen, director de Inteligencia de Amenazas en Check Point. “Hemos detectado que cada vez más ciberataques utilizan el vishing como parte de sus cadenas de infección. Por tanto, es fundamental que los empleados que trabajan en remoto sean conscientes de los riesgos de compartir información si no se comprueba la identidad y veracidad del interlocutor".

Los expertos de la compañía señalan que para evitar este tipo de ciberriesgos es clave evitar compartir información sensible, así como verificar la identidad de la persona que pide acceso a esos datos. Además, es primordial adoptar una postura de seguridad basada en la prevención, ya que, además de no compartir datos con desconocidos, es muy importante informar al resto de compañeros de este tipo de actividades potencialmente sospechosas.

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos