El sector educativo es especialmente vulnerable ante los ataques de ransomware

  • Actualidad

El sector educativo es especialmente vulnerable ante los ataques de ransomware

Según un estudio de Sophos, las instituciones educativas, junto con las empresas de retail, fueron las más golpeadas por el ransomware en el año de la pandemia. Un 44% de ellas sufrieron un ataque de este tipo, frente al 37% en el resto de sectores.

Recomendados: 

Sophos ZTNA: securizando el acceso a organizaciones en cualquier lugar Webinar

Seis razones para proteger Salesforce con una solución de terceros Leer 

Aparte de sufrir la mayor tasa de ataques en 2020, el estudio de Sophos revela qie el impacto financiero de los ataques de ransomware en 2020 que tuvieron fue “demoledor”. De hecho, la factura total para rectificar un ataque de ransomware en el sector educativo, incluyendo el tiempo de inactividad, el tiempo del personal, el coste de los dispositivos, el coste de la red, la pérdida de oportunidades, el pago del rescate, etc. fue, de media, de 2,34 millones de euros, la cantidad más alta de entre todos los sectores objeto del estudio y un 48% superior a la media global.

Otra de las conclusiones es que los atacantes tienen una tasa de éxito ligeramente superior en el cifrado de datos, consiguiendo cifrarlos en más de la mitad de los ataques (58%) ,frente a la media mundial que se sitúa en el 54%.

Todos estos datos ponen de relieve una gran vulnerabilidad de las organizaciones educativas, a lo que se suma que la Educación se encuentra entre los sectores que están por debajo de la media a la hora de frenar los ataques: 37% frente al 39% de media. “Esto se debe probablemente a la escasez de recursos de TI y a los presupuestos de seguridad y TI limitados en las instituciones educativas”, señala el informe.

El 5% de las organizaciones del sector atacadas, afirmaron que sus datos no estaban cifrados, pero los atacantes exigían un rescate. En este sentido, Sophos ha observado un aumento en los ataques de tipo extorsivo, en los que, en lugar de cifrar los datos, los atacantes roban los datos y amenazan con publicarlos si no se paga el rescate, lo que supone un esfuerzo menor para los cibercriminales.

Pago de rescates
De acuerdo con los datos que maneja el especialista en seguridad, este es uno de los sectores más propensos a pagar el rescate. Más de un tercio (35%) de los que sufrieron el cifrado de sus datos cedieron a las exigencias de los atacantes y pagaron el rescate. Solo el sector de la energía, el petróleo/gas y los servicios públicos (43%) y la Administración local (42%) fueron más propensos a pagar el rescate. “Esto puede deberse a las presiones sobre los equipos educativos para garantizar la continuidad de la enseñanza, presión que ha aumentado con el paso a la enseñanza online”, dice el documento.

En cuanto a las cantidades pagadas por el rescate, la media fue de 96.238 euros, un coste por debajo de la media mundial en el resto de los sectores, que se sitúa en 145.856 euros.

La buena noticia es que el 98% de las instituciones, cuyos datos fueron cifrados, los recuperaron, algo más de un tercio (35%) pagando el rescate, un 55% utilizando copias de seguridad y un 8% mediante otros métodos. Sin embargo, los que pagaron solo recuepraron de media dos tercios (68%) de sus datos, dejando un tercio de los datos cifrados inaccesibles, y solo el 11% de las vícitmas que pagaron el rescate recuperaros todos los datos cifrados.

Se esperan más ataques
De las instituciones que no fueron atacadas por ransomware el año pasado (el 55% de los encuestados), la mayoría (61%) cree que puede ser objeto de ataques en el futuro. Las principales razones aducidas para ello son que los ciberataques son ahora tan sofisticados (46%) y frecuentes (42%) que son casi imposibles de detener.