Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Kaspersky avanza en protección automatizada contra amenazas avanzadas

  • Actualidad

Protección datos seguridad

La firma de seguridad acaba de anunciar la disponibilidad de Kaspersky Sandbox, una solución que refuerza el nivel de protección de las soluciones de seguridad del endpoint para empresas. Con ella las empresas consiguen una mayor automatización en la detección y respuesta ante amenazas, sin necesidad de contar con analistas de seguridad.

Según un estudio de Kaspersky realizado entre responsables de decisiones de TI, el 47% de las pymes y el 51% de las grandes empresas afirman que es cada vez más difícil diferenciar entre ataques genéricos y avanzados. Por esta razón, los analistas de seguridad tienen que desviar recursos y horas a la evaluación de un gran número de archivos sospechosos restando tiempo para investigar y responder a las amenazas más críticas.  

Esta situación, unida a la escasez de profesionales especializados en seguridad de las TI en las pymes supone que la responsabilidad de gestionar la seguridad en este tipo de compañías recaiga casi exclusivamente en los departamentos de TI, que no cuentan con los conocimientos necesarios para responder a este reto y, sin embargo, se enfrentan a amenazas similares a las de las grandes empresas, entre ellas los ataques avanzados.

Es en este contexto en el que se enmarca esta nueva solución de Kaspersky. Según explica, alivia la carga de trabajo manual a la hora de examinar el impacto de objetos de riesgo. Cuando una solución de protección del endpoint para empresas detecta un objeto sospechoso que requiere un análisis en profundidad para poder categorizarlo como malicioso, lo ejecuta de forma automática en Kaspersky Sandbox.

Para poder identificar si un objeto en concreto es de carácter malicioso, analiza su comportamiento, recoge y analiza todos los artefactos, y en el caso de que el objeto realice acciones maliciosas, tales como la encriptación o la descarga de un objeto malicioso mediante un exploit de día cero, la Sandbox lo clasifica como malware e informa a la solución de protección endpoint para que se tomen acciones adicionales. El siguiente paso es que la solución de seguridad del endpoint pueda responder. En concreto, la de Kaspersky permite cuarentena de objetos, notificaciones al usuario, escaneo de áreas críticas del sistema operativo o la búsqueda en otras máquinas del objeto detectado para evitar su propagación dentro de la empresa.

Por otra parte, la Sandbox almacena en el cache operativo de su servidor la decisión sobre si un objeto es o no una amenaza. De esta forma, si otro endpoint dentro de la misma red gestionada solicita los datos del análisis de un archivo que ya se ha ejecutado en la Sandbox, la solución endpoint obtiene la respuesta de esta base de conocimientos compartida sin tener que volver escanear el archivo. De este modo, se reduce el tiempo de respuesta y la carga de trabajo en los servidores de las máquinas virtuales.

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos