Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Desmantelada una organización internacional dedicada a estafas de phishing

  • Actualidad

Policia

En una operación conjunta, agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil desarticularon este fin de semana una organización que se dedicaba a estafar a empresas, con las que tenían previamente algún tipo de acuerdo comercial, mediante ataques de phishing. Por otro lado, la Policía ha desmantelado en Madrid un call center utilizado para estafar a miles de personas.

La organización, que estaba perfectamente estructurada y con los roles de sus miembros plenamente definidos, se dedicaba a estafar a empresas, con las que tenían previamente algún tipo de acuerdo comercial, mediante ataques informáticos. Además, los presuntos autores se ganaban la confianza de empresas legales mediante acuerdos comerciales apoderándose, no solo de sus datos empresariales, sino también de sus contraseñas bancarias y correo electrónico.

Agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil realizaron, de manera simultánea, cuatro registros en Málaga, y detuvieron a seis personas. Allí intervinieron ordenadores, tarjetas bancarias, multitud de documentación, joyas valoradas en más de 4.000 euros y 2.950 euros en metálico. En Castellón los agentes realizaron dos registros domiciliarios, así como el registro de tres empresas de cerámica. También detuvieron a 15 personas e incautaron abundante documentación, 16.350 euros en metálico y un vehículo de alta gama valorado en 150.000 euros. La denominada “Operación Ciao-Estribo”, ha permitido embargar 78 cuentas bancarias y ha logrado esclarecer un blanqueo de capitales de cinco millones de euros.

La investigación policial se inició, tanto en Lalín (Pontevedra) como en Jaén, fruto de dos denuncias interpuestas en estas ciudades.

Según explican ambos Cuerpos de Seguridad, los presuntos autores, una vez se hacían con el dinero de las víctimas lo desviaban a numerosas cuentas corrientes que la organización había abierto, con documentación falsa, teniendo como destino final determinadas empresas de cerámica ubicadas en Castellón. De esta forma, blanqueaban el dinero recibido ilícitamente mediante exportaciones, en determinados casos, de material enviado hasta Nigeria.

Según concluyeron los investigadores, la actividad delictival no sólo se realizaba en España, sino que también se llevaba a cabo en Holanda, Chipre, Curaçao, Ucrania, México, Suiza, Alemania, Dinamarca, Singapur, Reino Unido y Estados Unidos.

Por otro lado, en una operación que se enmarca dentro el Plan de Choque establecido por la Policía Nacional contra el Fraude y la Ciberestafa y tras una investigación de tres años, se ha desmantelado en Madrid un call center utilizado para estafar a miles de personas suplantando ficheros de morosidad.

El grupo delictivo, según informa la Policía, disponía de un centro de llamadas con más de 50 puestos de operador desde donde timaban una cantidad media de 1.000 euros por víctima en su factura telefónica. Hay siete detenidos que se hacían pasar por intermediarios de los ficheros de morosidad para eliminar el importe de las supuestas deudas, aunque posteriormente se quedaban el dinero y la deuda seguía existiendo. La mayor parte de las víctimas no percibía el fraude debido a que el diseño y el funcionamiento del proceso delictivo tan impecable que aparentaba ser legal, por lo que apenas se han registrado denuncias.

En esta operación se intervinieron más de 220.000 euros en efectivo, si bien los investigadores estiman que el beneficio económico obtenido por la organización supera los 4 millones de euros.

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos