La ciberseguridad será parte integral de los vehículos a partir de 2024

  • Actualidad

coche conectado

Desde el 6 de julio, la incorporación de una tecnología dedicada a controlar la velocidad del vehículo es un requisito obligatorio para todos los nuevos modelos de coche introducidos en el mercado europeo y en todos los vehículos nuevos vendidos a partir de 2024. Es ya un requisito que estos sistemas se desarrollen teniendo en cuenta la ciberseguridad y, a partir de 2024, todos los vehículos nuevos deberán contar con una certificación de seguridad.

Todos los coches nuevos homologados en la Unión Europea deberán contar obligatoriamente con nuevos sistemas de seguridad, entre los que se encuentran el sistema ISA (Intelligent Speed Assistance).

La Asistencia Inteligente a la Velocidad, que advierte al conductor sobre los límites de velocidad y también la controla, podría ayudar a reducir las colisiones en un 30% y las muertes en carretera un 20%, según medios especializados en el sector del motor.

Estos sistemas tienen que ser ciberseguros. Según explica Evgeniya Ponomareva, Global Alliance Manager de la Unidad de Negocio de KasperskyOS, “los riesgos de ciberseguridad para el ISA pueden surgir si está conectado a sistemas externos al coche; por ejemplo, a una nube externa que cargue los datos sobre los límites de velocidad, o a través de cualquier otra unidad de control electrónico del vehículo. Dependiendo de la arquitectura eléctrica/electrónica (E/E), los atacantes pueden acceder a los sistemas a través de canales de comunicación externos o utilizando una cadena de vulnerabilidades en otras unidades de control electrónico conectadas a una red pública”, explica

Ya es un requisito que estos sistemas se desarrollen teniendo en cuenta la ciberseguridad. La Asistencia Inteligente a la Velocidad se enmarca tanto en los requisitos de la norma ISO 262626, que regula la seguridad funcional a nivel de software, como en las normas generales de la industria del automóvil en materia de ciberseguridad con certificación obligatoria, entre las que se encuentran las normas UNECE UN R155, R156 e ISO21434.

Según estos requisitos, la evaluación de riesgos es obligatoria y los sistemas de los vehículos deben ser seguros por diseño. Esto significa que los mecanismos de seguridad deben implementarse desde la fase de desarrollo.

Además, a partir de junio de 2024, se prohibirá en la UE la venta de vehículos nuevos que no cuenten con una certificación de ciberseguridad, con lo que la ciberseguridad se convertirá en una parte integral de la industria del automóvil.