Darktrace compra Cybersprint para ofrecer una seguridad más proactiva

  • Actualidad

Digital redes

El fabricante británico de seguridad basada en inteligencia artificial autónoma pagará 47,5 millones de euros por Cybersprint, una empresa de gestión de superficie de ataque con sede en La Haya.

Recomendados: 

El nuevo paradigma de seguridad para entornos SDWAN Webinar

Lee IT Digital Security (Febrero de 2022) para PC y Mac Leer

Nuevas reglas de seguridad para aplicaciones web y API Leer

La británica Darktrace anuncia la firma de un acuerdo definitivo para adquirir Cybersprint, una empresa de gestión de superficie de ataque que proporciona información continua y en tiempo real desde un perspectiva de afuera hacia adentro para eliminar puntos ciegos y detectar riesgos.

El acuerdo pone sobre la mesa 47,5 millones de euros, de los que un 75% se pagan en efectivo y el resto en acciones, lo que valora a Cybersprint en 12,5 veces sus ingresos recurrentes anuales.  

Experta en IA de autoaprendizaje, Darktrace se enfoca en una ciberseguridad autónoma que detecta amenazas en las redes de sus clientes. La empresa tiene su sede en Cambridge, Reino Unido, y cuenta con más de 4700 clientes en todo el mundo. La compañía se hizo pública en abril de 2021 y la de Cybersprint es la primera adquisición en sus nueve años de historia.

En un mundo con ciberamenazas en constante evolución y más negocios online, la IA y la automatización son armas clave en el arsenal defensivo de las empresas, en parte porque ayuda a cerrar la brecha de habilidades de seguridad, pero también porque muchos ataques en sí mismos están automatizados, lo que dificulta que los humanos se mantengan al tanto de todo. Esto es lo que llevó a Darktrace a desarrollar un sistema autónomo de ciberdefensa.

El acuerdo de compra permite que los datos de gestión de la superficie de ataque de Cybersprint puedan enriquecer Darktrace Detect and Respond con datos de vulnerabilidades externas y acelerar la entrada de la empresa en el mercado en áreas como la ciberseguridad proactiva de IA. Según la compañía, esta capacidad se presentará como un nuevo módulo en la familia de productos Prevent.

Además, gracias a esta adquisición, Darktrace obtiene un segundo centro europeo de I+D en La Haya, Países Bajos. Los empleados de Cybersprint aportan un conocimiento profundo de cómo modelar continuamente datos de Internet en tiempo real, así como experiencia en piratería ética, asegura la compañía a través de un comunicado.

Fundada en 2015, Cybersprint ha recaudado tres millones de dólares en dos rondas de financiación externa, según datos de Crunchbase. La compañía cerró recientemente una ronda de financiación Serie A de 2,3 millones de dólares en noviembre de 2018 dirigida por Vortex Capital Partners. Darktrace, por su parte, acumuló 230,5 millones de dólares en nueve ronda de financiación hasta convertirse ene mpresa pública.

El valor de Darktrace

Darktrace ha desarrollado un producto que monitoriza de forma constante la red de sus clientes y, cuando corresponde, su IA responde a cualquier ciberamenaza en tiempo real, protegiendo los datos mediante detección, investigación y un sistema de respuesta rápida cuando y donde sea necesario.

Un punto notable de este producto es su capacidad de aprendizaje. En lugar de operar en registros, Darktrace monitoriza el tráfico de red, detectando todos los dispositivos y usuarios individuales y aprendiendo de forma adaptativa las relaciones entre ellos. Añadiendo análisis de comportamiento del usuario también proteger contra las amenazas de identidad, además de detectar todas las anomalías y desviaciones de la norma.

De manera simple, la solución de Darktrace es trazar un mapa de la red: Qué conecta dónde, dónde están las conexiones con el mundo exterior y cómo son los patrones de tráfico habituales. Después, un sistema de inteligencia artificial buscar variaciones de esos patrones normales. Funciona porque las IA son realmente buenas en el reconocimiento de patrones. Nadie les pide que piensen, sino que controlen patrones e informen sobre los cambios.

El producto puede detectar y protegerse contra ciberamenazas tanto en la nube como en las redes IoT y sistemas de control industrial. Entre los competidores de Darktrace pueden mencionarse a Vectra AI, CrowdStrike, IBM Qradas, Palo Alto Cortex o Blackberry Cylance.