El 64% de las pymes españolas ha sufrido alguna brecha de seguridad

  • Actualidad

pyme digitalizacion usuario

La tecnología está impulsando el crecimiento y la evolución de los modelos de negocio de las pequeñas y medianas empresas, pero operar en entornos digitalizados también aumenta el riesgo de sufrir un ciberincidente. De hecho, según una encuesta de ESET, el 64% de las pymes españolas ha experimentado alguna brecha de seguridad.

  Recomendados....

» Active Directory, protegiendo el corazón de la organización Leer
» Cómo mejorar la seguridad con servicios gestionados Informe
» Tendencias en ciberseguridad para blindar a las empresas Acceder 

El 88% de las pymes reconoce que los avances tecnológicos les han han abierno nuevas posibilidades como, por ejemplo, vender por Internet o ampliar sus recursos de captación y fidelización de clientes, según una encuesta realizada por la firma de seguridad ESET a negocios de entre 25 y 500 empleados el pasado julio de 2022.

Los resultados también constatan que las pymes reciben un elevado número de ciberataques, ya que el 64% de las encuestadas sufrió alguna brecha de seguridad entre julio de 2021 y julio de 2022.

De hecho, su preocupación por esta cuestión se ha visto incrementada tras el inicio de la guerra de Rusia contra Ucrania, según un 71% de los encuestados, que, además, piensa que las medianas y pequeñas empresas son más vulnerables a los ataques cibernéticos que las empresas de mayor tamaño. Lo que más les inquieta son la pérdida de datos, el posible impacto financiero y la disminución de la confianza de los clientes.

Josep Albors, director de investigación y concienciación de ESET España, considera lógico que las pymes se preocupen por las consecuencias que pueden tener un incidente en su negocio porque "conlleva semanas de investigación y reconfiguración de los sistemas de TI, lo que supone un coste económico significativo".

Tanto las pymes que ya han experimentado un ciberataque como las que quieren prevenirlos, deberían "invertir en formación, realizar auditorías continuas e incorporar nuevas herramientas de ciberseguridad”, concluye Albors.