Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Polar Flow, otra app que cuenta más de lo que debe

  • Actualidad

Fitness

Si la aplicación Strava, que reveló ubicaciones secretas de Estados Unidos mientras rastreaba y publicaba los ejercicios de sus usuarios, generó escándalo, siga leyendo, porque Polar Flow puede ir más lejos.

También puedes leer...

DNS Security for Dummies

Diez capas de seguridad para contenedores

20 Casos de uso de CASB

Los riesgos de Blockchain

Diez consejos sobre la gestión de Bots

Hace tiempo que se habla de los dispositivos conectados, entre los que deben tenerse en cuenta a las pulseras de fitness. En lo que va de año son dos los casos conocidos en los que las aplicaciones relacionadas con ellas están desvelando demasiada información.

Hace unos meses se hacían públicas las ubicaciones de numerosas bases militares secretas de Estados Unidos a través de la aplicación de fitness Strava porque se podía realizar un seguimiento de los movimientos de personal militar. Y parece que la cosa va a peor, porque una aplicación similar, en este caso Polar Flow, ha revelado los nombres y las direcciones de casi 6.500 usuarios.

Así lo aseguran los medios De Correspondent y Bellingcat, que durante el fin de semana dicen haber descubierto los nombres de 6.400 militares y personal de agencias de inteligencia en muchos países, simplemente al buscar sus actividades físicas en la aplicación de Polar. Dicen los diarios que la información disponible es de “los hogares y las vidas de personas que ejercen en lugares secretos, como agencias de inteligencia, bases militares y aeródromos, sitios de almacenamiento de armas nucleares y embajadas en todo el mundo”.

Según la investigación de Bellingcat, la configuración de privacidad de Polar Flow permite ubicar a los usuarios a través de la actividad que habían compartido desde los dispositivos de entrenamiento. Es decir que cuando los usuarios configuran que sus actividades se compartan públicamente de forma automática, permiten que se puede utilizar para determinar dónde viven.

Al mostrar todas las sesiones de una persona combinadas en un solo mapa, Polar no solo revela los ritmos cardíacos, las rutas, las fechas, el tiempo, la duración y el ritmo de los ejercicios realizados por individuos en los sitios militares, sino que también revela la misma información de cuáles son probablemente sus hogares también. Rastrear toda esta información es muy simple a través del sitio: encontrar una base militar, seleccionar un ejercicio publicado allí para identificar el perfil adjunto y ver dónde ha ejercido esta persona. Como las personas tienden a activar / desactivar sus rastreadores de estado físico cuando salen o entran a sus hogares, marcan involuntariamente sus casas en el mapa. Los usuarios a menudo usan sus nombres completos en sus perfiles, acompañados por una imagen de perfil, incluso si no conectaron su perfil de Facebook con su cuenta Polar. “Podemos encontrar personal militar occidental en Afganistán a través del sitio Polar. La comprobación cruzada de un nombre y una foto de perfil con las redes sociales confirmó la identidad de un soldado o un oficial”, explican los investigadores, añadiendo que Polar mostró sus carreras en varias bases militares repartidas por todo el Medio Oriente, así como el inicio y el final de docenas de ejercicios desde una casa en el estado de Nueva York.

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos