Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El sector sanitario, ante los retos de ciberseguridad que plantea la economía digital

  • Actualidad

hacker

Los hospitales y centros de salud gestionan grandes cantidades de información sensible de sus pacientes, por lo que un robo de datos es aún más peligroso que en otros sectores. Pues bien, según el Security Report 2018 de Check Point, se encuentra entre los más desprotegidos contra los ciberataques avanzados.

También puedes leer...

DNS Security for Dummies

Diez capas de seguridad para contenedores

20 Casos de uso de CASB

Los riesgos de Blockchain

Diez consejos sobre la gestión de Bots

El informe de Check Point señala, por un lado, que el ransomware y el robo de datos son especialmente peligrosos en el sector sanitario y, por otro, que éste es uno de los verticales más desprotegidos contra los ciberataques avanzados.

El principal problema reside en que es un sector que, a menudo, no puede actualizar su hardware debido a las políticas de los fabricantes. Además, en muchos casos no se tiene tiempo de aplicar los parches porque es necesario tener al máximo rendimiento los dispositivos médicos. Por esta razón, explica Check Point, el sector fue precisamente uno de los más afectados por WannaCry, que tumbó gran parte del Sistema Nacional de Salud del Reino Unido en mayo del año pasado. Distintas máquinas, como los escáneres de resonancia magnética, las instalaciones de pruebas de laboratorio y los ordenadores de farmacia tuvieron que ser desconectados, cancelando miles de citas y operaciones.

Los servicios sanitarios también son el blanco de ciberdelincuentes que buscan sustraer grandes cantidades de información sensible, ya sea para robar identidades, cometer fraude con ellos o venderlos en la Dark Net. Esto ya le ha ocurrido a la organización de salud estadounidense Henry Ford Health Care, que fue víctima del robo de los datos de más de 18.000 pacientes.

Otro vector de amenaza en crecimiento en este año 2018 son las vulnerabilidades de los dispositivos médicos, lo que es muy preocupante. “Permitir que personas malintencionadas pongan en peligro la salud de los pacientes explotando puntos débiles de las máquinas es, sin duda, un problema que debe ser abordado antes de que se produzcan los ataques”, dice la firma.

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos