Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Seguridad en la red doméstica, ¿realidad o ficción?

  • Actualidad

tablet portatil hogar

Para la mayoría de la gente, mantener a salvo una red inalámbrica doméstica rara vez implica algo más que elegir una contraseña. Obviamente es un grave error que pone en evidencia que los usuarios están en grave riesgo.

También puedes leer...

Privacidad y protección de datos en aplicaciones móviles

Haciendo frente a la PSD2

Cambios de Paradigma en Seguridad

DMARC, protegiendo el email

Nuevo paradigma en la confianza

Un estudio de Trend Micro realizado el año pasado muestra básicamente que cualquier dispositivo conectado a Internet, a la larga, se volverá vulnerable a un ataque. Sin embargo, pocas personas conectadas a la red doméstica se preocupan por la seguridad del dispositivo, al menos hasta que algo sale mal. Lamentablemente, algunos mitos generalizados y conceptos erróneos sobre las redes domésticas proporcionan a los atacantes una ventaja.

El simple hecho de tener una contraseña ofrece mucha menos protección de la que se pueda imaginar. Todos los dispositivos conectados dependen en gran medida del router, pero rara vez alguien trata de proteger ese hardware tan importante. Demasiadas personas hacen uso de la contraseña predeterminada, la cual los hackers pueden adivinar con facilidad. Las malas prácticas respecto al empleo de las contraseñas ofrecen a los atacantes una gran oportunidad.

Según el responsable de Seguridad de Producto de Redes Domésticas de Trend Micro, Michael Palmer, es recomendable seguir cuatro consejos para proteger una WiFI: el primero es habilitar el cifrado WPA2 ("Wi-Fi Protected Access 2") para su red; en segundo lugar, establecer una contraseña segura para su red Wi-Fi y, como tercer punto importante, habría que cambiar las credenciales de administrador predeterminadas del router y  actualizar el firmware del router para corregir la vulnerabilidad de KRACK. Por último, se debe cambiar el nombre SSID (identificador del paquete de servicio) de la red por defecto.

Por otro lado, ir en modo incógnito no oculta la navegación. Entrar en modo incógnito únicamente evita que el navegador mantenga un registro de aquello que se hace en Internet. El ordenador, el router y los sitios web que un usuario visita hacen un seguimiento.

Trend Micro también subraya que cualquier persona puede perder mucho más de lo que en realidad piensa en un ataque. Un delincuente puede causar mucho daño con tan solo conocer su estado civil, domicilio e historial de compras para cuánto más, si el usuario accede a su banco a través de Internet o presenta sus impuestos online. De hecho, un estudio de Trend Micro reveló que las contraseñas y la información sanitaria tienen un valor económico sorprendentemente alto. Si almacena o transmite información personal online, necesita protección para todos los dispositivos involucrados.

Una red doméstica es interesante para los hackers porque con ella pueden minar criptomonedas o lanzar ataques de negación de servicio distribuido (DDoS). Una vez secuestrados, los smartphones, cámaras IP, videoconsolas e incluso las impresoras pueden terminar haciendo que desconocidos ganen dinero.

Con este repaso, queda claro que nuestros dispositivos necesitan protección más allá de lo que ofrece el típico software de seguridad. Hay que poner atención en nuestros router y en los dispositivos conectados a él. Estar pendientes de nuevas actualizaciones de firmware con regularidad y, para mayor seguridad seguir los consejos de los expertos.  

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos