Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

Kaspersky Lab pone en evidencia la seguridad de los dispositivos IoT domésticos

  • Endpoint

smartwatch, reloj inteligente, wearable

Los dispositivos IoT domésticos siguen siendo vulnerables por la debilidad de las contraseñas. Así se deduce distintas pruebas que la compañía ha realizado a diferentes dispositivos inteligentes conectados en dos años. Asegura que la situación no ha mejorado.

En 2015 los analistas de Kaspersky Lab examinaron las amenazas que se pueden encontrar detrás de Internet de las Cosas, y en 2017 han vuelto a realizar el mismo tipo de análisis. No hay mucho motivo para el optimismo.

También puedes leer...

La nueva Mafia

El riesgo de los altavoces inteligentes

Los cinco grandes mitos de las Brechas de Seguridad

Consideraciones para la creación de un SOC

Cómo utilizar la Dark Web para la inteligenciad de amenazas

La prueba de 2015
Ese año, de ocho dispositivos IoT seleccionados al azar, desde una plancha inteligente a un vehículo espía inteligente, la mitad fueron hackeados debido a la debilidad de las contraseñas. Se trataba de un cargador inteligente, un asistente personal doméstico, una cafetera y una cámara IP.

La prueba de 2017
En el año que acaba de concluir, los analistas de la firma examinaron de nuevo varios dispositivos inteligentes seleccionados al azar: un cargador inteligente, un coche de juguete controlado desde una aplicación, un asistente personal (Smart home hub que son nodos que unen en un mismo lugar el intercambio de datos entre múltiples dispositivos inteligentes independientes), una cafetera inteligente, un aspirador inteligente, una plancha inteligente, una cámara inteligente y un reloj inteligente. Los resultados, asegura Kaspersky Lab, han sido “realmente preocupantes” y no es de extrañar porque de los ocho dispositivos examinados, sólo uno llegó a satisfacer las exigencias de seguridad de los analistas.

Además, la mitad de los dispositivos podrían verse comprometidos por la falta de vigilancia del proveedor en la configuración de contraseñas. “Esto incluía tener una contraseña predeterminada y la imposibilidad de cambiarla, mientras que en algunos casos la contraseña incluso había sido unificada para todos los dispositivos durante su fabricación, indica.

El especialista recuerda que los dispositivos IoT domésticos tienen conectividad de red y están equipados con tecnología integrada que les permite interactuar entre sí o con el entorno, por lo que son un objetivo muy atractivo para los cibercriminales. 

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos