Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Banco de Chile confirma el robo de 10 millones de dólares por un ciberataque

  • Actualidad

banco seguridad

El que es el segundo banco más grande del país asegura que el dinero sustraído corresponde a fondos de la entidad y no de sus clientes. Para perpetrar el delito, los atacantes introdujeron el malware Swapq que afectó algunos sistemas del Banco. El plan de contingencia permitió controlar el incidente.

También puedes leer...

Privacidad y protección de datos en aplicaciones móviles

Haciendo frente a la PSD2

Cambios de Paradigma en Seguridad

DMARC, protegiendo el email

Nuevo paradigma en la confianza

Banco de Chile, el segundo banco más grande del país, ha emitido un comunicado confirmando un importante ataque de malware que afectó sus sistemas informáticos el 24 de mayo, lo que provocó la caída de operaciones bancarias. Los hackers utilizaron un malware que borraba discos para causar el corte y distraer la atención de su objetivo original: el sistema de transferencia de dinero SWIFT. En total se sustrajeron desde cuentas propias de Banco de Chile una cifra aproximada a 10 millones de dólares, dinero que corresponde a fondos del Banco y no de sus clientes. Respecto de dicha suma, el Banco inició las gestiones orientadas a obtener su recuperación.

Para perpetrar el delito y para dificultar su detección, los atacantes introdujeron el malware Swapq que afectó algunos sistemas del Banco, impidiendo su normal funcionamiento. Unos 9.000 terminales y 500 servidores en múltiples sucursales se vieron comprometidos por el malware. “Ante esta situación se activaron nuestros protocolos de seguridad y el plan de contingencia, lo que permitió controlar el incidente, continuar con la operación del Banco y asegurar la integridad de los datos e información, de manera que no se vieran perjudicadas las transacciones, registros, fondos y productos de nuestros clientes”, asegura Eduardo Ebensperger, director general de Banco de Chile.

Esto implicó, entre otros, desconectar las estaciones de trabajo y dejar de operar algunos procesos habituales con el fin de controlar la eventual propagación de este virus, que quedaron restablecidos posteriormente. “Nuestra página web y el resto de los canales móviles, así como nuestra red de cajeros automáticos se mantuvieron operativos”, apunta Ebensperger.

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos