Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

¿Cuán seguro es el iPhone X?

  • Actualidad

iPhone X

Entre las mejoras del nuevo iPhone X el haber sustituido el TouchID por el FaceID como sistema de autenticación.

Coincidiendo con el décimo aniversario del iPhone, Apple anunció ayer varios nuevos smartphones, entre ellos el iPhone X, una actualización de los actuales iPhone 7 y 7 Plus que mejoran algunas de las principales características de los productos de Apple.

También puedes leer...

Informe global sobre Seguridad de la Información 2016-2017

Evolución de los ataques con exploits

GDPR: todas sus claves

Riesgos de IoT en las empresas

Desarrollo de estrategias de ciberseguridad nacional

Entre las más destacadas el haber sustituido el TouchID por el FaceID, o lo que es lo mismo, haber sustituido la huella dactilar por el reconocimiento facial como sistema de verificación, que se utilizará no sólo para desbloquear el terminal, sino para firmar en las aplicaciones y autorizar los pagos realizados a través de Apple Pay o iTunes.

¿Cómo funciona FaceID? Mediante el uso de la cámara frontal del iPhone para registrar la estructura facial del usuario como contraseña. Para los que estén pensando en la posibilidad de engañar al terminal de Apple colocando una imagen del usuario frente a la cámara, decirles que el sistema de la compañía cuenta con un sistema de infrarrojos bautizado como TrueDepth que proyecta una red de 30.000 puntos sobre el rostro del usuario para crear una estructura en tres dimensiones.

Explicaba ayer la compañía durante la presentación que se ha agregado un motor al iPhone X capaz de operar 600.000 millones de operaciones por segundo. Esta capacidad ayudará al FaceID a procesar todas las imágenes y reconocer el rostro del usuario independientemente del peinado, gafas, vello facial, iluminación y otros posibles cambios.

Parece tratarse, por tanto, de un sistema de identificación robusto que seguro que más de un investigador estará poniendo a prueba ahora.

 

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos